OBSERVATORIO DE LA VIOLENCIA BANNER OBSERVATORIO DE LA VIOLENCIA Banco de buenas prácticas
Noticias Opiniones Documentos Indicadores Victimarios Informes y Estudios Enlaces Subscríbete Contactar
Fuente: Ameco Press

Madrid acoge el encuentro estatal para consensuar el Informe CEDAW Sombra

Sábado, 15 de febrero del 2014 / NACIONAL
Entre los objetivos del encuentro se encuentra el ver la utilidad de la Convención CEDAW para la Eliminación de toda forma de Discriminación de la Mujer, sus recomendaciones y evaluaciones. Así mismo, se pretende analizar críticamente el informe presentado por el gobierno español en 2013. Se recogerá la evaluación de políticas autonómicas y locales de igualdad entre mujeres y hombres realizada en los territorios. Con todo, el objetivo es consensuar el Informe Sombra 2014. Por último, se pretende acordar un plan de trabajo hasta la sesión del Comité sobre la aplicación en España.

Cada 4 años el Comité CEDAW evalúa la aplicación de la Convención en cada país, en base al Informe Gubernamental sobre las medidas adoptadas para hacer efectivas las disposiciones de la Convención y su resultado, y a los “Informes Sombra” de ONG, que suelen ser más críticos. El Comité CEDAW está constituido por 23 expertas independientes, y tras analizar los informes hace recomendaciones al país examinado para que tome nuevas medidas. España ha presentado en septiembre de 2013 su Séptimo informe Gubernamental, con 5 meses de retraso, y está a la espera de que se fije fecha para su examen, probablemente en 2015. Mientras, la Plataforma CEDAW Sombra, constituida por 50 ONG de mujeres, de cooperación internacional y de derechos humanos, está elaborando el Informe Sombra sobre la aplicación en España 2009-2013 de la Convención que presumiblemente quedará aprobado este fin de semana. La Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer (CEDAW son sus siglas en inglés) fue aprobada por Naciones Unidas en 1979 y ratificada por 187 países, el 96 por ciento de los existentes, entre ellos España, que la ratificó en 1984 y la publicó en el BOE el 21.04.1984. Su protocolo Facultativo, ratificado por España en 2001, permite a personas o asociaciones elevar al Comité CEDAW denuncias por violación de la Convención, cuando no encuentren en su país tutela judicial o administrativa rápida y efectiva, y al Comité abrir de oficio un procedimiento de investigación por violación grave o sistemática de la Convención. La Convención exige a los Estados Partes no sólo que no discriminen, declarando su artículo 15 que todo contrato o instrumento que limite la capacidad jurídica de la mujer “se considerará nulo”, sino que modifiquen el papel tradicional de hombres y mujeres en la sociedad y en la familia y tomen constantemente medidas para eliminar la discriminación, incluso con acciones positivas, que el articulo 4 define como “medidas especiales de carácter temporal encaminadas a acelerar la igualdad”, que no se considerarán discriminación hasta alcanzar los objetivos de igualdad real entre hombres y mujeres. Su artículo 1 entiende por discriminación “toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo (… ) en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera” y los siguientes detallan el programa en pro de la igualdad que los estados firmantes deben atender: No discriminación; Medidas de política; Garantía de los derechos humanos y las libertades fundamentales; Medidas especiales (acción positiva); Funciones estereotipadas y prejuicios; Prostitución; Vida política y pública Representación; Nacionalidad; Educación; Empleo; Salud; Prestaciones económicas y sociales; La mujer rural; Igualdad ante la ley; Matrimonio y familia. Derecho a maternidad libre La CEDAW es el único tratado de derechos humanos que incluye el derecho de la mujer “a decidir libre y responsablemente el número de sus hijos y el intervalo entre los nacimientos y a tener acceso a la información, la educación y los medios que le permitan ejercer estos derechos” (art. 16 e), obligando a los Estados a incluirlo en su legislación, y en el sistema educativo la educación afectivo-sexual (art. 10 h). El artículo 5 prohíbe usar la maternidad como pretexto para la discriminación laboral u otras, y obliga a reconocerla como función social, en corresponsabilidad de hombres, mujeres y servicios sociales de cuidado de la infancia. Foto: archivo Amecopress

DESTACADA ESPECIAL
Destacadas
Categorias
Violencias por honor
Observatorio de la Violencia - Fundación Mujeres - Calle Ponzano, 7 -4ª planta, tf 91 591 24 20 - 28010 Madrid
comunicacion@fundacionmujeres.es - Copyright 2006 - xthml - css