Clínica Móvil para víctimas de violencia sexual

  • Países donde se desarrolla: Guatemala
  • Ámbitos: latino, de otras zonas geográficas
  • Año de inicio: 2008
  • Promovido por:

    Médicos Sin Fronteras Suiza

    http://www.msf.es/

  • Organizaciones asociadas:

    REDICAMM (Red Integral del Centro de Atención a Mujeres Maltratadas)

En el marco del Protocolo Nacional de Atención a Víctimas  de Violencia Sexual, desarrollado por el Ministerio de Salud de Guatemala y aprobado en mayo de 2005, surge a principios del 2008 este innovador proyecto de la Clínica Móvil para víctimas de violencia sexual.

Las altas tasas de violencia sexual en toda Latinoamérica y específicamente en Guatemala que ocupa el segundo puesto tras El Salvador, demuestran la necesidad e importancia de este proyecto que ofrece la posibilidad a muchas mujeres, hombres o menores de edad el acceso rápido y eficaz de atención médica y psicológica  a víctimas de violencia sexual, a través de la clínica móvil que funciona, de momento, desde las oficinas de Médicos Sin Fronteras Suiza.

¿En qué consiste esta Buena Práctica?

El procedimiento para recibir tales servicios consiste en acudir a una de las 25 organizaciones que forman la REDICAMM (Red Integral del Centro de Atención a Mujeres Maltratadas) donde acude de inmediato la clínica móvil. Allí, en un espacio privado y un baño se hace un examen médico (si éste ya se hubiera hecho anteriormente no se repite), la prueba de VIH, otra de sífilis, así como la de embarazo. Se suministra la primera dosis de la vacuna de Hepatitis B y la vacuna del Tétano, prevenciones que se tienen ya que la violación puede causar abrasión genital y ser por tanto una vía de transmisión de esta enfermedad.

Se le otorga, además, la contracepción de emergencia o píldora del día después, pero no se obliga a tomarla, la decisión es de la mujer. Una de las razones por las que se hace el test de embarazo es porque esta píldora no se puede tomar si previamente estaba embarazada. Recibe también antibióticos u otros medicamentos que prevengan una posible infección.

Tras el reconocimiento se le da un certificado médico legal y se le deriva en caso de que quiera denunciar o recibir un tratamiento psicológico. Posteriormente se realiza un seguimiento durante las primeras semanas para controlar los efectos secundarios de los fármacos y completar la vacunación.

Elementos para la consideración como Buena Práctica

Este proyecto permite acercar a la población parte de la atención primaria, en especial incidencia en cuestiones de salud pública referidas a infecciones de transmisión sexual (ITS). Así como proporcionar vacunaciones concretas. En materia específica de violencia contra las mujeres y niñas, es una clínica que permite la detección de situaciones de violencia, así como la atención a mujeres que han sufrido violencia sexual y consecuencias derivadas de la misma sobre su salud.

Si te interesa este contenido, ¡compártelo!