El iceberg digital machista: Análisis, prevención e intervención de las realidades machistas digitales que se reproducen entre la adolescencia en la CAE

  • Países donde se desarrolla: País Vasco
  • Ámbitos: autonómico,
  • Año de inicio: 2019
  • Promovido por:

    Emakunde / Instituto Vasco de la Mujer

    Manuel Iradier 36 01005 Vitoria - Gasteiz (Araba)

    945 01 67 00

    emakunde@euskadi.eus

    https://www.emakunde.euskadi.eus/u72-home/es/

  • Documentación complementaria:
Objetivos: Analizar la transmisión del sexismo y el machismo en el ámbito digital entre la población adolescente, y difundir los resultados para apoyar la prevención en esta materia. Metodología:  El estudio "El iceberg digital Machista: Análisis, prevención e intervención de las realidades machistas digitales que se reproducen entre la adolescencia en la CAE", ha sido realizado por Estíbaliz Linares Bahillo. Este fue ganador del VI Certamen de Publicaciones de trabajos de investigación, convocado por el Instituto Vasco de la Mujer (Emakunde) cuyo objetivo radica en apoyar la difusión de investigaciones que favorezcan la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres. Esta investigación profundiza en cómo interfieren las desigualdades de género en la interacción digital de las y los adolescentes de Euskadi. Se han podido constatar la desigualdad en este ámbito, las brechas digitales de género en las habilidades y uso de las tecnologías, la hipersexualización e hipererotización de los cuerpos de las mujeres en la red, la dominación masculina digital y las ciberviolencias como el ciberacoso sexual y/o sexista. Por otro lado se ofrecen algunas oportunidades de cambio apoyadas principalmente en el (ciber)feminismo, la pedagogía coeducativa y la alfabetización digital crítica. En una primera parte teórica, la investigación se organiza en tres bloques comunes donde analizar con perspectiva de género la situación digital de las y los adolescentes. En la parte empírica han participado 11 institutos de la CAE con alumnado perteneciente a los cursos de 4º de la ESO y 1º de bachiller. Las tres fases principales interrelacionadas son:
  1. Diagnóstico del objeto de estudio en clave cuantitativa, a través de la técnica de cuestionario cerrado.
  2. Profundización en el objeto de estudio, voces e hipertexto de la natividad digital, utilizando grupos de discusión y un foro telemático.
  3. Intervención y prevención en el objeto de estudio.
Los principales resultados que se desgranan de la investigación son:
  • El mundo digital de las y los adolescentes es contradictorio: se pueden encontrar espacios subversivos y machistas simultáneamente.
  • En la adolescencia se detectan la segunda (habilidades y capacidades en el uso de TIC) y tercera brecha digital de género (diferentes usos que chicos y chicas realizan). En concreto, los videojuegos suponen un importante obstáculo en las carreras informáticas de las chicas.
  • Hay contenido sexista y machista en Youtube y determinados videojuegos.
  • En las redes sociales se ha detectado una imagen hegemónica que perjudica especialmente a las chicas.
  • Se reproducen formas concretas de ciberviolencias contra las chicas (ciberacosos sexuales y sexistas)
  • Entre la adolescencia, y muy especialmente entre las chicas, los mitos del amor romántico se normalizan y esto fomenta el establecimiento de relaciones de dependencia.
  • A través de programas de coeducación y prevención se pueden generar transformaciones profundas en los códigos de la adolescencia.
Elementos para la consideración como Buena Práctica:  Este estudio constituye una Buena Práctica por diversos motivos. En primer lugar, contribuye a generar conocimiento acerca de la realidad del ámbito digital que enfrenta la población adolescente. Por otro lado, en base a los resultados se facilita crear estrategias interventivas y medidas que se ajusten a las necesidades reales de las y los adolescentes. En este caso, cobran relevancia las acciones encaminadas a deconstruir los mitos del amor romántico, detectar la ciberviolencia de género, proporcionar una educación feminista, y herramientas de respuesta adaptativas. Finalmente, la población de estudio se encuentra en una edad de formación de identidad donde la prevención primaria y secundaria son vitales para evitar la intervención posterior con agresores y víctimas de violencia de género.
Si te interesa este contenido, ¡compártelo!