Fondo de Respuesta Rápida COVID-19

  • Países donde se desarrolla: Kenia, Uganda, Etiopía, Benin, Burkina Faso, Camerún, Costa de Marfil, la República Democrática del Congo, Malí, Níger, Togo, Ghana, Malawi, Mozambique, Nigeria, Zambia, Sudáfrica, Bangladesh, India, Indonesia, Myanmar, Nepal, Pakistán, Argentina, Bolivia
  • Ámbitos: de ONGs, africano, latino, de otras zonas geográficas
  • Año de inicio: 2020
  • Promovido por:

    IPAS

    https://www.ipas.org/

Objetivos: 
  • Proporcionar a las mujeres la información que necesitan para autocontrolarse de forma segura un aborto inducido con medicamentos.
  • Asegurar que los gobiernos identifiquen el aborto como un servicio de salud esencial.
  • Brindar a las entidades proveedoras de servicios de aborto la información, la capacitación y los suministros que necesitan, incluido el equipo de protección personal, para ofrecer servicios de aborto y anticonceptivos de manera segura.
Metodología:  La estrategia global pasa por atender los citados objetivos enfocándose en las necesidades que presentan los diferentes contextos donde la organización IPAS interviene. Con presencia en 32 países en África, Asia, y América Latina se han puesto en marcha distintas acciones de información, capacitación de agentes sociales y personal sanitario, sensibilización de la población sobre medidas anti COVID-19, prevención de contagios en centros médicos de atención al aborto y la contracepción, y campañas de sensibilización sobre el aborto. Algunas de ellas: IPAS en Malawi: sensibilización e información en las comunidades Capacitación de educadores y educadoras para ofrecer información a jefes o líderes comunitarios locales, mediante reuniones informativas sobre derechos reproductivos y sexuales y sobre estrategias de prevención de embarazos no deseados en las mujeres y niñas de sus comunidades. Paralelamente realizan campañas de concienciación sobre la COVID-19 y la violencia de género, y trabajan para promover la ampliación de condiciones para el aborto legal, ya que en Malawi solo se permite la interrupción del embarzo para salvar la vida de la mujer. IPAS Malawi se esfuerza para que los servicios de atención médica para el aborto y la prevención de embarazos no deseados se siguen considerando esenciales durante la crisis sanitaria y para que no se deriven los recursos existentes, tanto materiales como económicos, exclusivamente a la COVID-19. Autocontrol para un aborto seguro en Centroamérica y México La iniciativa nace en 2018 como recurso formativo para las y los profesionales del sector farmacéutico. IPAS crea dos vídeos informativos en español sobre cómo las mujeres pueden autocontrolarse de manera segura un aborto usando misoprostol, un medicamento seguro y eficaz disponible en la mayoría de las farmacias de México sin receta médica. La capacitación profesional se realizó mediante visitas de la organización en los centros de trabajo, en las cuales se ofrece información sobre los regímenes de dosificación correctos de misoprostol y qué efectos secundarios deben esperar las mujeres. Además se proporcionan folletos a las farmacias para ofrecer a las mujeres información de contacto para una línea directa y redes de acompañamiento que brindan apoyo durante todo el proceso de autocuidado del aborto. El impacto de los vídeos, que la organización comparte a través de una conocida plataforma, ha dejado entrever la necesidad de mujeres en todo el mundo de información clara y precisa sobre cómo hacerlo de manera segura. El vídeo “Aborto seguro con misoprostol” tiene más de 550.000 visitas y más de 3.600 comentarios, lo que ha transformado un espacio de intercambio de opiniones en una red de apoyo improvisada, una red de acompañamiento donde las mujeres plantean su situación y piden asesoramiento y ayuda, que reciben de otras mujeres, y también hombres, e incluso de profesionales de la salud comparten información valiosa. Atendiendo al pico de interés que ha experimentado el vídeo durante la crisis por la COVID-19, IPAS CAM ha lanzado un vídeo revisado con secciones adicionales, como complicaciones durante el proceso, cuándo buscar apoyo médico, y cómo confirmar un aborto exitoso. Además han añadido subtítulos en inglés para abarcar una población más amplia. COVID-19 y salud reproductiva en India La Fundación para el Desarrollo de IPAS (IDF) en India se centra en reducir el impacto de la pandemia en el sistema de salud. La estrategia conlleva la capacitación y el asesoramiento virtual de profesionales de la salud y proporcionar equipos de protección individual para prevenir contagios y procurar que los servicios de asistencia médica se produzcan en condiciones de seguridad. Las campañas de información y sensibilización sobre salud sexual y reproductiva, incluida la anticoncepción y la prevención del embarazo, destinadas a los hombres y mujeres jóvenes de sus comunidades también están presente en India, además están derivando a las jóvenes para que reciban información ampliada en los centros de salud, pues desde la organización se acentúa la importancia de que los hombres apoyen las necesidades de salud reproductiva de las mujeres de su familia o comunidad. La IDF muestra un alto compromiso con la salud reproductiva de mujeres y niñas indias, y trabaja por asegurar que están presentes en las agendas nacionales y estatales. Elementos para la consideración como Buena Práctica:  Un elemento destacable por el que esta iniciativa se considera una buena práctica, radica en su presencia y activismo en los entornos legales más restrictivos, donde el aborto está permitido solo en circunstancias limitadas y/o las tasas de violencia sexual presentan niveles elevados que dan lugar a embarazos no deseados, que obligan a las mujeres y niñas a tener embarazos en contra de su voluntad o a buscar alternativas de abortos no seguros que ponen en riesgo la salud y la vida de las mismas. El trabajo que realiza la organización vela por la seguridad de las mujeres y niñas centrando sus esfuerzos en sus derechos reproductivos y sexuales, esfuerzos que se dirigen a incorporar una perspectiva de derechos humanos en el relación al aborto, y mostrar que las leyes más restrictivas violan los principales tratados internacionales sobre derechos humanos y derechos de las mujeres y niñas a decidir sobre su propia vida y el derecho a la salud como derecho fundamental de todo ser humano. Como objetivo clave y elemento central de su estrategia aspiran a construir una nueva generación, una red proveedora de atención médica que defiendan los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y niñas, a través de un ecosistema del aborto sostenible, donde comunidades, agentes sociales y sistemas locales sean activamente responsables y se comprometan con el derecho al aborto. Asimismo, un aspecto importante a considerar es la integración del aborto en los movimientos más amplios de salud, igualdad de género y justicia social, abogando por cambios en las políticas que amplíen el acceso de las mujeres a los servicios de salud para un aborto legal, seguro y accesible.
Si te interesa este contenido, ¡compártelo!